jueves, 1 de octubre de 2009

CALIDAD DE LOS CEPILLOS




El número y la calidad de las cerdas son determinantes en la calidad de los cepillos dentales
Se han analizado siete cepillos de dientes de dureza media y precios similares (seis de ellos cuestan entre 2,50 euros y 3,21 euros). Reach, uno de los dos únicos -junto a Licor del Polo- con un "muy bien" en calidad global, es sensiblemente más barato que el resto (1,90 euros) por lo que merece la mejor relación calidad-precio.Se tiene constancia del uso de cepillos dentales en China desde el siglo XV. En aquella época se fabricaban a partir de cerdas del cuello de jabalí. El descubrimiento del nylon en 1937, material sintético con el que se realizan las fibras de los cepillos modernos y que resulta menos agresivo con las encías y el esmalte dental hizo que su uso se popularizara en occidente.El cepillado de dientes consiste en el arranque mecánico por fricción de la suciedad adherida a la superficie de la placa dental con la ayuda de una pasta dentífrica. El objetivo es limpiar los dientes de los residuos de comida y eliminar las bacterias de la placa dental que provocan el sarro, la caries y los problemas en las encías. Un cepillo dental será mejor cuanto más agresivo sea con la suciedad, a la vez que más respetuoso con los dientes.


SIN ARISTAS EN LOS EXTREMOS

Durante la fabricación de los cepillos las cerdas deben ser redondeadas y pulidas para que no queden aristas vivas en los extremos que podrían provocar heridas. Todos los cepillos superaron esta prueba, aunque con notables diferencias: Licor del Polo, Reach y Parogencyl son las muestras que obtienen la valoraciones más altas.En la prueba de envejecimiento prematuro se simula en tres horas lo que sufriría un cepillo en tres meses de uso convencional. Reach, Lacer y Oral-B demostraron una buena resistencia al desgaste mientras que Parogencyl fue el que sufrió el envejecimiento más acusado. En cuanto a la fuerza necesaria para arrancar los mechones, Licor del Polo y Lacer fueron los más resistentes; Binaca, Oral-B y Reach obtuvieron un "bien"; Parogencyl sólo llegó al "aceptable" y Foramen suspende esta prueba al no alcanzar ni el mínimo exigido por la norma.Teniendo en cuenta todos estos parámetros, los cepillos se pueden clasificar en tres grupos. Licor del Polo y Reach son los mejores, (llegan al "muy bien"), Oral-B, Binaca y Parogencyl se quedan en el "bien" y Foramen y Lacer sólo alcanzan el aceptable.

UN CEPILLADO CORRECTO

Los dentistas recomiendan cepillarse los dientes después de cada comida, sin dejar que transcurran más de quince minutos entre el final de la comida y el cepillado. Para hacerlo, conviene seguir estos pasos:

Cepille las piezas en grupos de dos o tres. Hágalo poco a poco y siguiendo un orden: empiece por las superficies externas, luego internas y por último las masticatorias.
Lávese los dientes suavemente, de arriba abajo, con movimientos verticales. Un cepillado demasiado vigoroso puede dañar el esmalte dental y las encías y provocar hipersensibilidad dental.

A partir de los doce años se puede utilizar seda dental para mejorar el cuidado y la limpieza bucal.
El cepillado más importante es el de la noche: durante el sueño la producción de saliva disminuye y los movimientos linguales se hacen más esporádicos, lo que favorece la aparición de la placa bacteriana

Use dentífricos con flúor. Refuerzan la estructura del esmalte y reducen entre un 20% y un 40% la posibilidad de que se formen caries.

Cambie de cepillo como mucho cada tres meses.
La dureza, fundamental

A cada tipo de boca le corresponde un tipo de cepillo. Los "suaves" son los menos agresivos con las encías y el esmalte de los dientes, a cambio de una vida útil menor. Los "duros" ofrecen una mayor capacidad erosionadora, por lo que eliminan mejor la suciedad y duran más, pero someten a los dientes a un desgaste mayor. Los siete cepillos de este análisis dicen ser de dureza media, los más utilizados. Pero, tras el análisis se comprobó que Lacer debería ser catalogado como "suave", y no de "dureza media", por lo que su etiquetado es incorrecto. En cuanto al resto, Reach y Oral-B eran ligeramente duros y Licor del Polo y Parogencyl, levemente suaves.Cuatro cepillos ofrecen capucha protectora para el cabezal (carecían de ella Reach, Oral-B y Licor del Polo), cinco incorporaban sistema antideslizamiento en el mango, muy útil si se tienen las manos mojadas (faltaba en Parogenyl y Lacer) y cuatro incluían cierta flexibilidad en el mango (inexistente en Reach, Oral-B y Lacer). Oral-B es el único que incorpora unas cerdas de color azul que actúan como indicador de desgaste, decolorándose cuando el cepillo debe desecharse.Las cabezas de los cepillos tienen dos formas: en Foramen y Oral-B son ovales, mientras que en el resto son triangulares, no obstante todas las cabezas tienen un final redondeado para evitar irritaciones en la boca. Las cabezas más estrechas (y por tanto, más manejables dentro de la boca al llegar con más facilidad, incluso, a los molares posteriores) son Oral-B (mm.).

CALIDAD DE FIBRAS

Uno de los criterios fundamentales para conocer la eficacia de los cepillos dentales es el número y la calidad de sus fibras. Cuantos más filamentos incorpore el cabezal, mayor será la superficie limpiadora y más efectivo resultará el cepillado. Binaca y Lacer son los cepillos con más mechones de fibras (ambos 43 mechones), pero al ofrecer pocas fibras por mechón, es Licor del Polo la muestra con mayor número total de fibras, con 1.878, seguido de Reach (1.764 fibras) y Parogencyl (1.640 fibras). Foramen (1.280 fibras) y Binaca (1.290 fibras) son los cepillos con menos filamentos y, por tanto, peor valorados en esta prueba. Los dos grupos de mechones que ofrecen todos los cepillos analizados (de colores diferentes) no están relacionados con su calidad o su eficacia: unas fibras y otras son idénticas, sólo difieren en el número de fibras por mechón que incorpora un tono y otro (a excepción de Binaca y Reach, que incluso en esto son iguales).La longitud de las fibras influye en el desgaste del cepillo y en su eficacia de limpiado. Si el cepillo ofrece mechones a diferentes alturas, se adapta mejor a la forma del diente, y llega mejor a zonas curvas y espacios interdentales. Binaca y Foramen son las únicas muestras en las que todas sus fibras tienen la misma longitud (11 mm.), lo que les confiere una superficie de cepillado plana y, por tanto, menos eficaz. El resto de las marcas tienen fibras de diferente longitud. Oral-B es el mejor en este apartado, ya que sus fibras son de tamaños diversos: de un mínimo de 8,2 milímetros hasta los12,6 milímetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada